Reportajes

/, CAAB/Bilbao se queda sin Colectivo Antitaurino tras 2 décadas de lucha

Bilbao se queda sin Colectivo Antitaurino tras 2 décadas de lucha

El Colectivo Antitaurino Animalista de Bizkaia pone fin a 22 años de labor y compromiso por los Derechos de los Animales, ante la imposibilidad de afrontar el pago de 26.000 euros en costes procesales.

2022-12-13T12:21:12+00:0013 diciembre 2022|Antitaurino, CAAB|Sin comentarios

Por Laura Fontalba

Tras 22 años y 3 meses de actividad, el Colectivo Antitaurino y Animalista de Bizkaia (CAAB) se despidió el pasado 9 de diciembre ante la imposibilidad de afrontar el pago de 26.000 euros en costes procesales.

En 2019, el Ayuntamiento de Bilbao, con el alcalde Juan Mari Aburto y con el apoyo de Alfonso Gil, adjudicó la Plaza de Toros de Vista Alegre a la familia donostiarra Chopera. La Casa Chopera es una empresa que lleva 80 años y cinco generaciones dedicándose exclusivamente a la tauromaquia. Ante esta situación, el colectivo consideró que el Ayuntamiento de Bilbao estaba “regalando” un espacio en el que perpetuar las matanzas de animales. “Creemos que los taurinos ya deben cerca de 1 millón de euros a las arcas municipales y a la Hacienda Vasca por el alquiler del templo de los horrores”, aseguraba el colectivo en sus redes sociales.

Dada la trayectoria del CAAB, su dedicación a la defensa de los Derechos de los Animales, sus principios y compromiso, no vieron otra solución que interponer un Recurso Contencioso Administrativo contra BMF, la Empresa Taurina creada por la unión de Grupo Bal y la Casa Chopera, y la Junta Administrativa de la plaza de toros. Sin embargo, los tribunales desestimaron el recurso, con lo que el colectivo se vio obligado a pagar 26.000 euros por los costes del proceso judicial. Ante la imposibilidad de realizar este pago, el pasado 9 de diciembre, se despedían en sus redes sociales (Twitter y Facebook) con las siguientes palabras:

“Desde el CAAB nos despedimos como organización a favor de los Derechos de los Animales. Nuestro agradecimiento a todos aquellos humanos que han apoyado nuestro trabajo. Esa generosidad y compromiso, desde el comienzo, ha logrado que esa lucha tan dura difícil, incomprendida y tremenda, que es luchar por los que no tienen voz, se haya convertido en una fuerza ya totalmente imparable. Cuánto esfuerzo, cuánta dedicación, cuánta imaginación… el agradecimiento siempre será infinito. Los animales nos necesitan y ahí nos tendrán. Venceremos”.

Gracias a este colectivo, antitaurinos y animalistas de Bizkaia han tejido, durante más de 22 años, una red de apoyo para poner voz a los animales, que, vulnerables, reciben la violencia de otros seres humanos. Cada vez que se les encierra, se les vende y se les compra, se les utiliza como “entretenimiento”; se les maltrata. El colectivo “cierra” sus puertas, pero deja tras su paso miles de personas conscientes de la necesidad de un cambio, comprometidas con esta defensa y unidas para terminar con el maltrato animal.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín