Reportajes

//21 ciudades de toda España piden al PSOE que no excluya a los perros de caza de la futura ley de protección animal

21 ciudades de toda España piden al PSOE que no excluya a los perros de caza de la futura ley de protección animal

En Euskadi, tanto Bilbao como Donostia han realizado sendas protestas ante las sedes de los socialistas para protestar por lo que consideran “un salto a la prehistoria animalista de este país”.

2022-10-16T11:14:28+00:0016 octubre 2022|Animalista|Sin comentarios

Por Partido Animalista de Euskadi-PACMA

Pocas cosas más duras que la caza hay en este país, y pocos son, también, los que la practican. Quienes habéis tenido la suerte de no toparos con algún vídeo de una montería con rehala, daos por afortunados. Circulan por las redes como algo casi anecdótico mientras la mayoría de la sociedad tenemos que aceptar la convivencia con quienes encuentran satisfacción en los gritos de otros mientras pierden la piel a bocados.

Tremenda, desesperante y abusadora; así es esta lacra. Lo es sobre todo para quienes la padecen (jabalíes, conejos, perdices, corzos, muflones… hasta gatos). Lo es para el que tiene que convivir puerta con puerta con los tiros, los perros perdidos, las balas al aire… Lo es para quienes recogen los casquillos que pudren el suelo, y lo es, como no podría ser de otra forma, para quienes no pueden discernir entre el bien y el mal.

«La naturaleza es cruel y sanguinaria», dicen algunos que atufan a pólvora justificando el rojo seco de sus manos. Y lo cierto es que tienen una cierta razón, y como especie pensante, tenemos la responsabilidad de aplicar la misma lógica aplastante de evitar el sufrimiento propio para con los demás. Pero no. Este país no funciona con esa lógica. En este país se ataca y destruye al débil si merece la pena pero, ¿la pena de quién?.

Al perro que caza, al que pastorea, al que pasa su vida entera atado a una cadena cuidando una obra o una finca semi-abandonada, al que vino a este mundo para trabajar, teniendo obligaciones pero no derechos, a ese es al que el Partido Socialista le quita el poco amparo que tenía. La endeble, frágil y vulnerable protección legal que un día se le prometió, se hará trizas si esto sigue para delante. Y no os creáis que ya es tarde. Lo es solo para quien no tiene esperanza.

Excluyendo a estos animales de la futura Ley de Protección Animal se está atacando frontalmente la dignidad de estos perros y la de quienes somos conscientes de la miseria en la que convierten sus vidas aquellos que dicen quitarse el pan de la boca por ellos. El Partido Socialista está dando un puñetazo en la cara a las activistas, protectoras, asociaciones y hasta el último corazón que sacrifica sus días por una causa que muchos consideran perdida. Que no se vienen abajo al salvar a uno, y perder a dos, porque la triste realidad es, a veces, indigerible. Que no entienden de límites ni mucho menos de fronteras. Que saben que el dinero solo es un medio. Que no hablan de intereses personales y que lo único que quieren es un mundo más amable.

La enmienda del PSOE es un salto a la prehistoria animalista de este país; un menosprecio; una treta inmisericorde que costará miles y miles de vidas. Una decepción imperdonable y un recuerdo imborrable para quienes aún creemos en un país enaltecido, ejemplar y sano. Pero llevamos toda la vida demostrando que, aunque a contracorriente, avanzamos. Somos el cortafuego  y, como dijimos mil veces y mil veces repetiremos, somos imparables. Tiempo al tiempo. No a la enmienda de la vergüenza.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín