Reportajes

//Vecinas de Erribera 9 pierden hoy su hogar a causa de la enésima operación especulativa en Casco Viejo

Vecinas de Erribera 9 pierden hoy su hogar a causa de la enésima operación especulativa en Casco Viejo

Vecinas de Erribera 9 y el Sindicato de Viviendas AZET han denunciado que tres familias tendrán que abandonar sus viviendas a consecuencia de la enésima operación especulativa en el Casco Viejo de Bilbao.

2021-12-15T13:42:29+00:0015 diciembre 2021|Reportajes|Comentarios desactivados en Vecinas de Erribera 9 pierden hoy su hogar a causa de la enésima operación especulativa en Casco Viejo

Somos las vecinas de Erribera 9 y queremos denunciar, junto al Sindicato de Viviendas AZET, la enésima operación especulativa que se está dando en el Casco Viejo. El pasado verano nos enteramos de que nuestras casas habían sido vendidas a un gran propietario con varias propiedades en el barrio y hemos tenido escasos meses para meter en cajas los recuerdos de 20 años y marcharnos.

El nuevo propietario ha llegado al barrio con un objetivo claro: revalorizar las viviendas y sustituir los alquileres que pagábamos por rentas más altas. Y en sus planes, claro, quienes sobramos somos las vecinas. Por lo tanto, 3 de las 5 familias que llevamos décadas en el bloque, tendremos que irnos de casa hoy mismo.

Bertold Brecht-ek horrela esan zuen:
“Hay muchas maneras de matar.
Pueden meterte un cuchillo en el vientre.
Quitarte el pan.
No curarte de una enfermedad.
Meterte en una mala vivienda.
Empujarte hasta el suicidio.
Torturarte hasta la muerte por medio del trabajo.
Llevarte a la guerra, etc…
Y sólo pocas de estas cosas están prohibidas en nuestro Estado”.

Una de las razones de que estemos aquí hoy es denunciar que también existen muchas y variadas formas de desahuciar. Desahuciar es mandar la policía, con orden judicial en mano y toda la impunidad, a tirar la puerta de tu casa y echarte a la calle, como pasa cada vez más a menudo. Pero esta no es la única herramienta que tiene la clase propietaria para arrancarnos de nuestras casas y barrios.

  • Cuando unos matones contratados por la propiedad te sacan de casa bajo amenazas y de forma violenta, también te están desahuciando
  • Cuando te suben el alquiler de forma que no puedas asumirlo, también se trata de un desahucio
  • Cuando la propiedad no te renueva un contrato de renta antigua también lo es.
  • Cuando se vende un bloque a un especulador, forzando las familias que han vivido allí toda su vida a abandonar sus viviendas, también se trata de un desahucio

Hay muchas formas de desahuciar, y TODAS SON LEGALES EN NUESTRA CIUDAD. Nuestro caso, el de Erribera, es un desahucio que no aparecerá en las estadísticas oficiales. Son desahucios sutiles, que pasan desapercibidos, desahucios que se ejecutan con total impunidad y gozando de la complicidad institucional.

El nuestro, lamentablemente, no es un caso aislado. Hace años que nuestros barrios, calles y vidas han sido puestos a la venta y convertidos mercancías. En este contexto, este tipo de operaciones especulativas no son sólo maniobras individuales de propietarios perversos y sin escrúpulos. La cuestión de la vivienda es un problema estructural que debemos enmarcar en una estrategia más general de la clase propietaria. Se trata de una ofensiva contra las clases desposeídas, la cual se lleva a cabo con la complicidad de las instituciones. El problema de la vivienda es estructural e imprescindible para el funcionamiento del capitalismo. La especulación, por tanto, no es una disfunción de este sistema, sino un mecanismo para seguir acumulando capital, sobre todo en momentos de crisis.

Respecto al caso de la Ribera, no podemos no señalar la PARTICIPACIÓN ACTIVA que ha tenido INMOBILIARIA SOMERA en esta operación especulativa, quien ha hecho de intermediario en el proceso de compra del inmueble. No es la primera vez que nos encontramos delante las empresas inmobiliarias: estas son unos de los principales responsables del problema de la vivienda, con el papel que juegan en el mercado especulativo y en la destrucción de los barrios populares.

Por un lado, queremos señalar el papel de estos agentes como actores especulativos y participes de la guerra contra a los pobres: respecto a este último punto, cabe señalar el tristemente conocido fenómeno del “racismo inmobiliario” (que consiste en no alquilar o poner más trabas a personas migrantes o racializadas); o, la más reciente práctica de los “seguros de impago”, con el que las inmobiliarias ofrecen a los propietarios un servicio de “mediación” parecido al de las empresas de desokupación.

Por otro lado, vemos como el papel de las inmobiliarias transciende la cuestión del mercado de la vivienda, para entrelazarse con otro fenómeno que desde hace tiempo estamos viviendo en nuestros barrios: la gentrificación. Las empresas inmobiliarias son el principal responsable de ello, por un lado, como sujetos activos de la turistificación y, por otro, como polos que atraen gran capital financiero para invertir en el mercado inmobiliario (como es el caso de Erribera).

Por todo ello grandes propietarios, empresas inmobiliarias e instituciones -quienes ponen la alfombra roja a la especulación- no son más que diferentes caras de la misma moneda. Diferentes síntomas del capitalismo, ese sistema que nos deja en la miseria, que encuentra cada vez más forma para despojarnos de nuestras viviendas, de nuestras necesidades básicas y de nuestra vida. Tienen muchas maneras de desahuciarnos, muchas formas de matarnos y muchísimas maneras de forzarnos a vivir en la miseria y seguir sacando beneficios de ella. Lo que no saben es que nosotras también estamos encontrando diferentes formas de resistir y responder a su violencia, diferentes formas de romper con el aislamiento, de organizarnos juntas, diferentes formas de mostrar solidaridad de clase y de no enfrentarnos solas a este mundo de mierda.

Frente a la especulación, frente al colaboracionismo institucional, frente a los que quieren condenarnos a la miseria, las desposeídas nos estamos organizando y un indicador de esto es la comunidad política que se está construyendo desde los sindicatos de vivienda en diferentes barrios y pueblos de Euskal Herria.

Para acabar, decir que hoy no estamos aquí solo para denunciar esta operación especulativa. También estamos aquí para apoyar a las vecinas que se quedan. En este sentido, desde el sindicato exigimos a la nueva propiedad:

  1. Que respete los contratos que nuestras vecinas firmaron con el antiguo propietario, tanto respecto a la duración, como al precio del alquiler. No vamos a aceptar otros desahucios encubiertos, ni aumentos en el precio del alquiler.
  2. Que toda obra de recalificación y reforma del edificio sea acordada y consensuada con las actuales inquilinas, sin molestar sus vidas y cotidianidad.

GURE BIZITZAK HAIEN JABETZEN GAINETIK DAUDELAKO, BORROKAN JARRAITUKO DUGU! GORA AUZODEFENTSA ETA GORA KLASE ELKARTASUNA

ERRIBERAKO 3 FAMILIEK HAIEN ETXEAK UTZI BEHAR UZANGO DITUZTE ALDE ZAHARREAN EMATEN DEN ENEGARREN OPERAZIO ESEKULATIBOAREN ONDORIOZ.

Gu Erribera 9ko auzokideak gara eta AZET Etxebizitza Sindikatuarekin batera, Alde Zaharrean ematen ari den enegarren operazio espekulatiboa salatu nahi dugu. Uda aldean enteratu ginen gure auzoan hainbat jabetza dituen jabe handi batek gure etxeak erosi zituela eta hilabete batzuk izan ditugu 20 urtetako oroitzapen eta sustraiak kutxetan sartu eta alde egiteko.

Izan ere, jabe berria helburu argi batekin iritsi da auzora: etxebizitzen balioa handitzea, eta ordaintzen genituen alokairuak errenta altuagoengatik ordezkatzea. Eta bere planetan, noski, auzokideok soberan gaude. Hortaz, blokean hamarkadak bizitzen egon garen 5 familietatik 3k gaur bertan alde egin behar izango dugu etxetik.

Bertold Brecht-ek horrela esan zuen:
“Hay muchas maneras de matar.
Pueden meterte un cuchillo en el vientre.
Quitarte el pan.
No curarte de una enfermedad.
Meterte en una mala vivienda.
Empujarte hasta el suicidio.
Torturarte hasta la muerte por medio del trabajo.
Llevarte a la guerra, etc…
Y sólo pocas de estas cosas están prohibidas en nuestro Estado”.

Ildo beretik, etxegabetzeko modu asko daudela salatu nahi dugu gaurkoan. Poliziak, agindu judiziala eskuan eta inpunitate osoz, zure atea bota dezake, gero eta sarriago gertatzen den moduan. Hau ordea ez da klase jabedunak norbait bere etxetik botatzeko duen tresna bakarra.

  • Jabeak ordaindutako mertzenario batzuk, agindu judizialik gabe, indarrez eta mehatxuka etxetik ateratzen zaituztenean ETXEGABETZE BAT ematen ari da.
  • Alokairuen errenta zure gain hartu ezin duzun arte igotzen dizutenean, ETXEGABETZE BAT ematen ari da.
  • Errenta zaharreko kontratu bat berristen ez dizutenean, etxetik alde egitera behartuz, ETXEGABETZE BAT ematen ari da.
  • Eta gure kasuan bezala bloke oso bat jabe handi bati saltzen zaionean, bertan bizi diren familiak etxetik alde egitera behartuz, ETXEGABETZE BAT ematen ari da ere.

Etxegabetzeko modu asko daude eta guzti hauek legalak dira gure herrian. Gure kasua, Erriberan eman dena, estatistika ofizialetan agertuko ez den etxegabetzea izan da, beste hainbat bezala. Etxegabetze sotilak dira, oharkabean pasatzen direnak, inpunitate osoz gauzatzen direnak eta instituzioen babes osoarekin exekutatzen direnak.

Gurea, tamalez, ez da kasu isolatua. Urteak dira gure auzoak, kaleak eta bizitzak salgai jarri eta merkantzia bihurtu dituztela. Testuinguru honetan, horrelako operazio espekulatiboak ez dira soilik eskrupulorik gabeko jabe maltzurren maniobra indibidualak. Etxebizitzaren auzia arazo estrukturala da eta klase jabedunaren estrategia orokorrago baten baitan kokatu behar dugu, klase desjabetuon kontrako erasoaldia dena eta instituzioen konplizidadearekin ematen dena. Etxebizitzaren arazoa egiturazkoa da, kapitalismoaren funtzionamendurako ezinbestekoa. Espekulazioa, beraz, ez da sistema horren disfuntzio bat, kapitala metatzen jarraitzeko mekanismo bat baizik, batez ere krisialdietan.

Erriberako kasuari dagokionez, ezin dugu seinalatu gabe utzi operazio espekulatibo honetan bitartekari lana egin duen SOMERA INMOBILIARIA. Hau ez da enpresa inmobiliarioekin aurrez aurre topo egiten dugun lehen. Izan ere enpresa hauek etxebizitzaren problematikan,merkatu espekulatiboan eta auzo herrikoien suntsiketan paper erabakigarria jokatzen dutela salatu nahi dugu.

Alde batetik merkatu inmobiliarioak pobreon arteko gerran jokatzen duelako. Horren harira “arrazakeri inmobiliarioaren” fenomenoa aipatu nahi dugu (pertsona migrante edo arrazializauei alokairuak ukatzean datzana) edo eta “inpago aseguruen” praktika, zeinekin inmobiliariek desokupazio enpresen bitartekaritza-zerbitzua eskaintzen dieten jabeei.

Bestalde, agentzia inmobiliarioek etxebizitzaren merkatutik haratago duten inpaktoa nabarmendu nahi dugu, gure auzoetan aspalditik bizitzen ari garen beste fenomenoarekin bat egiteko: gentrifikazioarekin. Agentzia inmobiliarioak, beraz, turizstifikazioaren subjektu aktiboak direla esan dezakegu, kapital finiantziarioa erakartzen duten poloak, merkatu inmobiliarioan inbertitu dezaten (Erriberan gertatu den moduan).

Hortaz, jabe handiak, enpresa inmobiliarioak eta espekulatzaileei alfonbra gorria jartzen dieten instituzioak txanpon beraren aldeak baino ez dira. Kapitalismoaren erakusle ezberdinak, miseriara kondenatzen gaituen sistema; gure etxebizitza, oinarrizko behar eta bizitza bera kentzeko gero eta amarru gehiago bilatzen dituen sistema. Gu etxetik botatzeko modu asko dituzte, gu hiltzeko modu asko, miseriarik gordinenera kondenatzeko modu asko eta hortik etekina ateratzen jarraitzeko modu asko dituzte ere. Ez dakitena da guk ere haien indarkeriari aurre egiteko moduak topatzen hasi garela, isolamenduarekin apurtzeko modua, elkarrekin antolatzeko modua, eta klase elkartasuna adierazteko bidea.

Espekulazioaren aurrean, erakundeen kolaborazionismoaren aurrean eta miseriara kondenatunahi gaituztenen aurrean, desjabetu moduan ari gara eta honen adierazlea Euskal Herriko hainbat auzo eta herrietan etxebizitza-sindikatuetatik eraikitzen ari den komunitate politikoa da.

Amaitzeko, esan beharra dago gaur ez gaudela hemen soilik espekulazio-operazio hau salatzeko. Borrokan eta tinko jarraitzen dugulako adierazteko ere gaude hemen. Zentzu horretan, sindikatuak jabetza berriari honako hau exijitzen dio:

  1. Blokean geratzen diren auzokideek lehengo jabearekin sinatutako kontratua errespetatzea, bai iraupenari dagokionez, bai alokairuaren prezioari dagokionez. Ez dugu ezkutuko beste etxegabetzerik onartuko, ezta alokairuaren prezioaren igoerarik ere.
  2. Eraikina birkalifikatzeko eta eraberritzeko obra guztiak egungo auzokideekin adostea, haien bizitza eta egunerokotasuna oztopatu gabe.

GURE BIZITZAK HAIEN JABETZEN GAINETIK DAUDELAKO, BORROKAN JARRAITUKO DUGU!
GORA AUZODEFENTSA ETA GORA KLASE ELKARTASUNA!

Suscríbete a nuestro Boletín