Reportajes

//¿Por qué racializadas, migradas y gitanas no se suman a la Huelga Feminista del 30N?

¿Por qué racializadas, migradas y gitanas no se suman a la Huelga Feminista del 30N?

“Un movimiento feminista mayoritariamente blanco nos invita a sumarnos a un planteamiento cerrado en el que, un año más, no se han escuchado ni incorporado nuestros cuestionamientos realizados en algunos espacios”.

2023-11-12T11:09:33+01:0012 noviembre 2023|Reportajes|1 comentario

Comunicado conjunto Mujeres Racializadas Migradas y Gitanas 

Euskal Herria se prepara para una Huelga General Feminista, el próximo 30 de Noviembre. Las organizaciones de personas racializadas migradas y gitanas que firmamos este comunicado habiendo participado – algunas de ellas – en el proceso que desembocó en esta huelga y aunque compartimos el discurso del derecho colectivo al cuidado, hemos decidido no adherirnos a la misma, y decir:  trabajadoras racializadas migradas y gitanas sin derecho a huelga.  Estas son nuestras razones:

  • La huelga, entendida como derecho de los y las trabajadoras para presionar a la patronal, es una estrategia que deja fuera a personas racializadas migradas y gitanas que trabajamos en sectores desregulados o sin protección sindical, como son el trabajo de cuidados y de hogar o la venta ambulante. 
  • Apostar por una herramienta en la que no podemos actuar como sujetas políticas nos vuelve a fijar en una posición subalterna: las feministas asalariadas van a hacer huelga (en parte) para defender los derechos de «las otras», nosotras que no tenemos derecho a huelga.  ¿Otra vez vamos a colgar los delantales en los balcones o golpear las cazuelas como en el año 2018?
  • Una parte importante de compañeras racializadas migradas y gitanas e incluso autóctonas blancas que llevan el peso de los cuidados quedarán fuera de este derecho porque no tienen condiciones para hacerla ¿hacer la huelga es la herramienta más adecuada? Pensamos que no!!!
  • Esta exclusión es llamativa si tenemos en cuenta que el sistema de cuidados remunerados Internos recae con especial crudeza sobre los cuerpos de las mujeres migradas. Las mujeres migradas racializadas somos el 95 % de las cuidadoras en régimen de interna, un modelo de trabajo que reproduce prácticas racistas y neocoloniales.
  • La huelga entendida como la suspensión temporal de las actividades laborales como medida de presión frente a la patronal para mejorar las condiciones laborales, es un espejismo que no permite dimensionar la precariedad de la vida de estas trabajadoras.
  • Un movimiento feminista mayoritariamente blanco nos invita a sumarnos a un planteamiento cerrado en el que, un año más, no se han escuchado ni incorporado nuestros cuestionamientos realizados en algunos espacios. 

Con todo, queremos aprovechar esta coyuntura para visibilizarnos como agentes políticas de cambio frente a un sistema de cuidados en el que las lógicas racistas y coloniales son tan centrales como las de género.

Recordamos que, en Euskal Herria, el racismo, el antigitanismo y la xenofobia determinan las oportunidades de formación, trabajo, participación, lucha social y garantías de derecho de la ciudadanía, incluidos los derechos a cuidar y ser cuidadas. Los principios de igualdad y equidad que debieran primar en una sociedad con justicia social se ven constantemente vulnerados en espacios como la educación, la atención sanitaria, los servicios sociales y demás recursos institucionales.

Reconocemos a las organizaciones de trabajadoras de cuidados y de hogar por los logros conseguidos vinculados con la mejora de las condiciones de trabajo y de seguridad social; por la perseverancia para la consecución del Real Decreto-ley, del 6 de septiembre, y el reconocimiento el pago de un subsidio a las trabajadoras de hogar en régimen de externas durante la pandemia.

Por otro lado, denunciamos que la mayoría de mujeres gitanas están directamente excluidas del mercado laboral, incluso de los sectores más precarizados. Las actividades laborales autogestionadas, como la venta ambulante o la recogida de chatarra, están desatendidas no solo por las instituciones, sino también por los sindicatos. Además, las gitanas feministas cuestionamos la externalización de los cuidados de las criaturas, personas ancianas y en situación de dependencia, en la que vemos que se basan muchas de las propuestas del feminismo mayoritario.

Las mujeres racializadas migradas y gitanas organizadas a través de nuestros colectivos y grupos, durante años hemos dirigido nuestro activismo hacia reivindicaciones que nos afectan, mencionamos algunas de ellas:  

  • La regularización de más de 500.000 personas migradas, consiguiendo 700 mil firmas para presentar en el parlamento español de una Iniciativa Legislativa Popular que al día de hoy ha sido invisibilizada en los acuerdos de investidura y que los partidos políticos vascos no han defendido.
  • Que los ayuntamientos faciliten el padrón social como medio de acceso a derechos.
  • Poner fin a la explotación de las trabajadoras migradas con dinero público. Las ayudas de la Ley de Dependencia para la contratación de asistente personal, no pueden ampararse en el Régimen de Empleada de Hogar interna. Así, hemos exigido el reconocimiento contractual de las trabajadoras del sector de los cuidados y del hogar con funciones diferenciadas o categorizadas
  • Erradicar el empleo de hogar interno YA
  • Reconocer el trabajo de cuidado nocturno en los hogares.
  • Bajar a 35 horas semanales la jornada laboral para el sector de los cuidados en los hogares.
  • Clasificar las jornadas laborales en los trabajos de cuidados en los hogares tal como lo hacen en las residencias: Jornada de mañana, tarde y nocturna.
  • El Salario Mínimo InterprofesionaI no puede ser el máximo para las cuidadoras de las personas dependientes en los hogares, por lo que exigimos que la hora de cuidado se equipare a la media del salario en Euskal Herria (13 euros / hora) para todas las cuidadoras en domicilio, con independencia de su situación administrativa.
  • Blindar los derechos sociales para todas las personas a través de una Renta Básica Universal. Terminar con la cultura de criminalización, paternalismo e hipervigilancia hacia las personas perceptoras de prestaciones sociales.
  • Denunciar el desembarco de los fondos buitres en el sector de los cuidados remunerados y exigir a los gobiernos que promuevan la economía social y solidaria en este sector, blindando con políticas fiscales y sociales el desarrollo de empresas de la economía social sin fines de lucro.
  • Adecuar las políticas de pensiones y de atención a la dependencia a las realidades de las personas racializadas (por ejemplo, bajar a 55 años la edad en la que se considera a las personas de la tercera edad, atendiendo la menor esperanza de vida en las personas gitanas).
  • Exigir una escuela pública, gratuita y de calidad, y promover medidas para acabar con la segregación barrial y escolar.
  • Impulsar medidas de acción positiva para las personas racializadas migradas y gitanas que faciliten el acceso a empleo y formación en los cuidados, sanidad y educación.
  • Promover la formación de los y las profesionales que trabajan en los sectores de salud y educación en antirracismo, y establecer mecanismos para atajar el racismo, la xenofobia y el antigitanismo en los servicios públicos.
  • Exigir el derecho a una vivienda digna ya que los criterios de acceso a la vivienda están pensados desde una lógica racista y clasista.
  • Atender el estrés de minorías étnicas, trauma transgeneracional, y malestares causados por el racismo.
  • Reconocer y preservar la diversidad cultural de los pueblos que forman Euskal Herria.

Finalmente, como feministas antirracistas y descoloniales, exigimos el reconocimiento de nuestros colectivos y de nuestra capacidad para hablar de nuestras luchas. No basta con acciones simbólicas de un día o escribirlas en vuestros manifiestos; toca escucharnos y revisar vuestras agendas y estrategias en clave antirracista como parte de la reparación histórica frente al racismo colonial. 

#SinDerechoaHuelga / #FeminismoaDeskolonizatu

Organizaciones firmantes: Malen Etxea, Emakume Migratu Feministak-Sociosanitarias, AMUGE – Asociación de Mujeres Gitanas de Euskadi, Red de Mujeres Migradas y Racializadas de Euskal Herria, Comisión de Mujeres Gitanas pertenecientes al Consejo del Pueblo Gitano Vasco, Feministas por Nicaragua, Famek Elkartea, Comunidad Negra Africana y Afrodescendiente de Euskadi, Asociación Socio-Cultural Abya Yala, Romi Berriak – jóvenes gitanas, Asociación de Mujeres Musulmanas Bidaya, Safa Elkartea, Asociación de Mujeres Wayra, Asociación Mujeres con Voz (adhesión sin unanimidad interna), Grupo de trabajadoras de hogar y cuidados «Juntas Nos Cuidamos» de SOS Racismo Navarra, Movimiento Estatal Regularización Ya, Garaipen «Colectivo feminista antirracista», Fundación Secretariado Gitano País Vasco, Colectivo de Peruanxs en Euskal Herria y Mujeres en la Diversidad Basauri.

A30: Emakume arrazializatu eta ijitook ez dugu greba egiteko eskubiderik

Greba Feminista Orokorrerako prestatzen dabil Euskal Herria; datorren azaroaren 30ekoa, alegia. Komunikatu hau sinatzen dugun erakundeok (pertsona arrazializatu migratu eta ijitoenak) zaintzarako eskubide kolektiboaren diskurtsoa konpartitzen badugu ere, grebarekin bat ez egitea erabaki dugu, gutariko batzuk antolaketa prozesuan parte hartu genuen arren. Hurrengo mezua zabaldu nahi dugu: langile arrazializatu, migratu eta ijitook ez dugu grebarako eskubiderik!

Hona hemen gure arrazoiak:

  • Greba estrategia baztertzaile bat da, pertsona arrazializatu, migratu eta ijito gehienok sektore arautu gabeetan edota babes sindikalik gabekoetan lan egiten dugun heinean, hala nola etxeko lana eta kaleko salmenta.
  • Subjektu politiko gisa jardun ezin dugun tresna baten alde egiteak mendeko posizioan mantentzen gaitu: soldatapeko feministek greba egingo dute «besteen» eskubideak defendatzeko, guk ez baitugu grebarako eskubiderik. Mantalak balkoietan zintzilikatu edo kazolak joko dituzue gure omenez, 2018an bezala?
  • Hala, zaintzaren pisua daramaten kide arrazializatu, migratu, ijito eta baita euskaldun zuri asko ere kanpo geratuko gara, horretarako baldintzarik ez dugulako. Ondorioz, greba al da zaintza-krisia salatzeko tresnarik egokiena? Ezetz uste dugu!!!
  • Bazterketa deigarria da kontuan hartuta bereziki gordina dela barne zaintza-lanaren modalitatea. Zehazki, internen % 95a emakume migratu arrazializatuak dira, lan-eredu horrek praktika arrazista eta neokolonialak errepikatzen dituelako.
  • Espejismo bat iruditzen zaigu greba hau presio-neurri eraginkor gisa aurketzea. Ez dugu uste aipatutako langileon egoera prekarioa hobetzeko balio izango duenik.
  • Oro har zuria den mugimendu feministak gonbidatu gaitu bat egitera planteamendu itxi batekin. Berriro ere ez dituzte entzun ezta txertatu ere espazio desberdinetan plazaratu ditugun kuestionamenduak. 

Hala eta guztiz ere, grebaren markoa hori aprobetxatu nahi dugu gure buruak ikusgai egiteko, aldaketarako eragile politiko garen neurrian. Azpimarratu nahi dugu logika arrazistak eta kolonialak genero-logikak bezain zentralak direla zaintza-sistemaren konfigurazioan.

Gogoan izan behar dugu Euskal Herrian arrazakeriak, antigitanismoak eta xenofobiak zehazten dituztela herritarrek prestakuntzara, enplegura eta parte-hartzera duten sarbidea, baita gure eskubideekiko errespetu maila, zaintzeko eta zainduak izateko eskubideena barne. Hala, justizia sozialean ardaztuta egon behar lukeen gizarte batean etengabe urratzen dira berdintasun eta parekidetasun printzipioak: hezkuntzan, osasun-arretan, gizarte-zerbitzuetan, gainerako baliabide instituzionaletan…

Bide batez, gogoratu nahi dugu zaintza- eta etxeko langile etorkinen erakundeek lortu dutela azken urteotan esparru horretako lan baldintza egoerak hobetzea: tinko mantendu dira gainerako soldatapeko langileen baldintzen paretzea dakarren errege-dekretua indarrean jarri arte, eta pandemia garaiko etxeko langile ez egoilarrei diru-laguntza ematea ere lortu zuten.

Emakume ijitoei dagokionez, salatu nahi dugu gehienok lan-merkatutik erabat baztertuak gaudela, baita sektore prekarizatuenetatik ere. Ondorioz, autokudeatutako jardueretan dihardugu, hala nola merkatu txikian edo txatarra batzen, baina ofizio horiek ez dute erakundeen arretarik jasotzen, ezta sindikatuena ere. Gainera, ijito feministok zalantzan jartzen dugu zaintza-lanen esternalizazioan oinarritzea proposamen feminista gehienak, haurren, adineko pertsonen zein mendekotasun-egoeran daudenen beharrak artatzeko.

Azkenik, gogora ekarri nahi dutugu emakume arrazializatu, migratu eta ijitook osatutako elkarte eta taldeek azken urteotan mahai-gaineratu ditugun aldarrikapenak:

  • Paperik gabeko etorkinen erregularizazioa; 500.000 pertsona dira Espainiako estatuan. Erregularizazioa orain kanpainari esker, 700 mila sinadura batu genituen Espainiako parlamentuan Herri Ekimen Legegile bat aurkezteko. Egitasmoa ez da aintzat hartu Espainiako gobernuko inbestidura-akordioetan, eta euskal alderdi politikoek ez dute defendatu.
  • Udalek errolda erraztea, eskubideak eskuratzeko ezibesteko tresna delako.
  • Migratutako langileak diru publikoaz baliatuta esplotatzearekin bukatzea. Alegia, onartezina iruditzen zaigu Dependentzia Legeak laguntzaile pertsonalak kontratatzeko diru-laguntzek babesa ematea barne-etxeko langileen erregimenari. Hala, zaintza-sektoreko eta etxeko langileen kontratu-aitorpena eskatu dugu, funtzio bereiziak edo kategorizatuak dituztenak.
  • Barruko etxeko lana desagerraraztea YA
  • Gaueko etxeko-lana eta zaintza-lana ezagutzea.
  • Astean 35 ordura jaistea etxeko zainketen sektoreko lanaldia astean.
  • Etxeko zainketa-lanetako lanaldiak egoitzetan egiten duten bezala sailkatzea: goizeko, arratsaldeko eta gaueko lanaldia.
  • Lanbide Arteko Gutxieneko Soldata ezin da maximoa izan mendekotasuna duten pertsonen zaintzaileentzat. Hortaz, zaintza-ordua Euskal Herriko soldataren batez bestekoarekin parekatzea eskatzen dugu (13 euro orduko) etxeko zaintzaile guztientzat, haien administrazio-egoera edozein dela ere.
  • Pertsona guztientzako eskubide sozialak blindatzea, Oinarrizko Errenta Unibertsal baten bidez. Diru-laguntzak jasotzen dituzten pertsonekiko kriminalizazioaren, paternalismoaren eta hiperzaintzaren kulturarekin amaitzea.
  • Ordaindutako zainketen sektorean funts putreak partaidetza salatzea, eta gobernuei exijitzea sektore horretan ekonomia sozial eta solidarioa susta dezatela. Beharrezkoa da politika fiskal eta sozialekin blindatzea irabazi-asmorik gabeko ekonomia sozialeko enpresen garapena.
  • Pertsona arrazializatuen errealitateetara egokitzea pentsio-politikak eta mendekotasuna artatzeko politikak (adibidez, hirugarren adina 55 urtera jaistea ijitoon kasuan, gure bizi-itxaropen kontuan hartuta).
  • Eskola publikoa, doakoa eta kalitatezkoa exijitzea, eta auzo- eta eskola-segregazioarekin amaitzeko neurriak sustatzea.
  • Ekintza positiboko neurriak bultzatzea pertsona arrazializatu, migratu eta ijitoentzat, enplegura zein prestakuntzara sarbidea errazteko zaintza, osasun eta hezkuntza bezalako arloetan.
  • Arrazakeriaren aurkako prestakuntza sustatzea osasun eta hezkuntza sektoreen langileen artean, eta zerbitzu publikoetan arrazismoa, xenofobia eta antigitanismoa eragozteko mekanismoak ezartzea.
  • Etxebizitza duina izateko eskubidea bermatzea. Etxebizitza eskuratzeko irizpideak logika arrazista eta klasistetan oinarritzen dira.
  • Arrazakeriak eragindako ondoezak artatzea, gutxiengoen estresa eta belaunaldiz belaunaldiko trauma barne.
  • Euskal Herria osatzen duten herrien kultura-aniztasuna aitortzea eta babestea.

Azkenik, arrazakeriaren aurkako feminista eta deskolonialak garen aldetik, gure kolektiboen aitortza eskatzen dugu, baita guk geuk gure borrokei buruz hitz egiteko dugun gaitasuna aitortzea ere. Ez da nahikoa egun bateko ekintza sinbolikoekin edo gure aldarriak zuen manifestuetan idaztearekin. Entzun behar gaituzue, zuen agendak eta estrategiak berrikusi ikuspegi antiarrazistarekin. Ezinbestekoa da arrazakeria kolonialaren aurkako erreparazio historikoan aurrera egiteko.

Un comentario

  1. Irene Fuentes 18 noviembre, 2023 en 6:53 am

    como mujer blanca, trabajadora por cuenta ajena, con derecho a huelga, madre, e hija, me uno a este comunicado 100%.
    externalizar los cuidados es otra forma más de capitalismo patriarcal. La reivindicación debería ser valorar los cuidados dentro de la propia familka con una remuneración económica digna
    animo conpañeras.

No se permiten comentarios.

Suscríbete a nuestro Boletín