Reportajes

//Manifestación: Por la igualdad de derechos y la libertad de movimiento

Manifestación: Por la igualdad de derechos y la libertad de movimiento

2016-03-21T20:36:00+00:0021 marzo 2016|Reportajes|Comentarios desactivados en Manifestación: Por la igualdad de derechos y la libertad de movimiento

Por la igualdad de derechos y la libertad de movimiento
El 21 de marzo, día internacional contra el Racismo y la Xenofobia, os convocamos a manifestaros bajo el lema “Pertsona izateko baimen beharrik ez! Por la igualdad de derechos y la libertad de movimiento”
Dónde: Plaza Arriaga, Bilbao
Hora: 19:30 horas
Convoca: SOS Racismo-Bizkaia
COMUNICADO
Desde hace ya 24 años, en SOS RACISMO Bizkaia mantenemos una mirada atenta sobre el progresivo aumento del racismo y de la xenofobia en Europa, en el Estado Español y especialmente en Bizkaia.
El año 2015 dejó en nuestra memoria un extenso repertorio de trágicas imágenes, en las que mujeres, niños y hombres, escapando de guerras, situaciones de miseria o buscando un futuro para sus hijas, perdían sus vidas intentando alcanzar la tierra prometida: la Europa paraíso.
Sin embargo, y a pesar de la dureza de sus viajes y trayectorias, lejos de encontrar una Europa acogedora, protectora y garante de sus derechos, se toparon con una máquina demoledora y productora de muerte. La misma máquina de muerte corresponsable de muchas de las situaciones de guerra y miseria que previamente los había empujado a huir.
Estas mujeres, estos hombres, estos niños, se encontraron con la peor cara, la cara que Europa reserva para quienes no son admitidos en su paraíso: la militarización de su frontera sur y el endurecimiento de los dispositivos de control migratorio, que provoca muertes más allá de las fronteras.
Frontex – la agencia europea de control migratorio – es responsable de la desaparición y muerte de más de 40.000 personas migrantes en las fronteras externas de la UE desde la implantación del espacio Schengen, espacio que por un lado, garantiza la movilidad de los privilegiados ciudadanos europeos pero por el otro crea una estructura de violencia, persecución y muerte dirigida hacia las personas migrantes provenientes en su mayoría de las ex colonias.
Pero la violencia de las instituciones europeas no se agota una vez atravesada la frontera sur. Al interior del territorio europeo, estas poblaciones – preventivamente criminalizadas – pasarán a ser identificadas como sujetos sospechosos, ontológicamente culpables, por el simple hecho de emprender el viaje sin papeles.
En “nuestras” ciudades, aquí en Bilbao y en el resto de pueblos de Bizkaia se verán atrapados dentro de un laberinto jurídico – institucional racializado, encargado de producir, amplificar y de naturalizar las desigualdades. Una desigualdad que estará sancionada por ley y que establecerá jerarquías de inclusión y de exclusión, según los orígenes nacionales y étnicos.
Los controles selectivos de la movilidad, las redadas racistas, las identificaciones preventivas en calles y plazas, el encierro en los CIEs, la subordinación y explotación en el mercado laboral además de representar violaciones flagrantes de derechos y actuar contra el principio de igualdad para todas las personas son un constante recordatorio de que la estancia en España y en Europa está condicionada (a la decisión unilateral de las autoridades españolas y europeas).
La orientación neocolonial de las políticas vascas, españolas y europeas ha legalizado y normalizado el sometimiento de la población extranjera, cuya posición social quedará subordinada al “bienestar general” de la sociedad de acogida.
Pero no son sólo las personas migrantes quienes sufren la experiencia del racismo y de la criminalización en su andar cotidiano.
Desde hace 500 años, el Pueblo Gitano soporta campañas abiertamente xenófobas y racistas, resiste el acoso, el maltrato y es víctima de controles policiales selectivos, de discriminación social y laboral y de expulsiones en masa por motivos étnicos. La naturalización del racismo y de la discriminación sobre el Pueblo Gitano parece legitimada por la sociedad mayoritaria, como un racismo sin importancia, que no necesita ser sancionado ni política ni socialmente y todo ello, a pesar de ser parte fundamental de la historia de Euskal Herria y de la cultura vasca.
La experiencia de años de persecución sufrida por el pueblo gitano – europeo – no deja espacio para el optimismo. La lucha antirracista está más viva y es más necesaria que nunca.
Pertsona izateko baimen beharrik ez!
Por la igualdad de derechos y la libertad de movimiento

Suscríbete a nuestro Boletín