Reportajes

//“Incomprensible”: El Ayuntamiento de Santurtzi secuestra una placa de memoria histórica feminista

“Incomprensible”: El Ayuntamiento de Santurtzi secuestra una placa de memoria histórica feminista

Para recuperarla, les piden que rellenen una instancia, lo que consideran tiene como objetivo señalar, identificar y criminalizar a aquella o aquellas que fuesen a recogerla.

2022-06-21T20:01:11+00:0021 junio 2022|Reportajes|Comentarios desactivados en “Incomprensible”: El Ayuntamiento de Santurtzi secuestra una placa de memoria histórica feminista

Por Movimiento Feminista de Santurtzi

En nuestro pueblo, Santurtzi, existe una deuda histórica con todas las mujeres que han sufrido y sufren violencia machista. Lo que no se nombra no existe y aquello que no tiene un lugar, aquello que se olvida, se reproduce una y otra vez.

El 25 de noviembre de 2021, día internacional contra la violencia machista, decidimos colocar una placa en un tocón del parque de Santurtzi. La placa existía en nombre de todas aquellas a las que arrebataron la voz, y también de aquellas que encarnan en cuerpos o mentes todas las consecuencias de la violencia machista vivida. Sus vidas importan y sus muertes también.

El parque, el tocón, se convirtió en el lugar para la memoria, para el homenaje, para el recuerdo, un símbolo de que nunca dejaremos de luchar para que no se repita.

La placa quedó allí, rodeada del reconocimiento de todas las que estábamos, y de todas las personas que al pasar y verlo, recordaron y reconocieron lo importante de la memoria.

Pero el ayuntamiento tenía otros planes, y después de unas semanas hizo desaparecer la placa. El área de obras y servicios consideró que una placa homenaje, memoria de todas aquellas que ya no están, no tenía cabida dentro de nuestro pueblo. Poco después nos dieron el aviso de dónde debíamos ir a recogerla.

Llegó el 8 de marzo, y la placa volvió a recuperar el sitio que ya tenía para muchas personas de Santurtzi. Santurtziarras que se preguntaban qué había ocurrido con ella. La placa se colocó entre aplausos y nervios. Porque verla nos enternece, nos emociona y nos violenta. Nos recuerda las consecuencias de vivir en un sistema patriarcal, capitalista, racista y biocida, ante el que gritamos ni una más, ni una menos.

Una semana después, la placa volvió a desaparecer. Y ante su ausencia y la falta de comunicación y explicación, solicitamos una reunión al servicio de igualdad del ayuntamiento. Acudimos a la reunión con dos objetivos claros. Por un lado, obtener información de lo que había pasado, y por otro, recordarle a la responsable del área de igualdad lo necesario que es dar un espacio en la memoria histórica del municipio a todas las que han sufrido y sufren violencia machista.

Expresamos que el tocón y su placa se habían convertido en un lugar muy importante y significativo para muchas personas del pueblo. Cuando estas personas nos preguntaban por qué ya no estaba, y cómo es que el ayuntamiento la había quitado (sabiendo lo que la placa trata de homenajear), no teníamos ninguna respuesta que poder dar. Resultaba incomprensible. En esa misma reunión se nos dijo que la placa estaba en el área de obras y servicios y que podíamos ir a recuperarla al salir.

Salimos de allí impotentes ante la negativa del ayuntamiento de mantener una placa que recuerda y homenajea a las asesinadas y agredidas. Fuimos a recuperar la placa allí donde nos dijeron que estaba, pero nadie la pudo encontrar. Preocupadas y extrañadas, les comentamos que había sido la propia concejala la que nos había dicho que estaba allí, y que no tendríamos más que ir y pedirla; pero la placa seguía sin aparecer.

Nos fuimos sin la placa, pero con la promesa de la concejala de que nos llamaría para decirnos dónde estaba y pasar a recogerla. Pasaron varios días sin que nadie se pusiera en contacto con nosotras, así que, nos tocó nuevamente preguntar, otra vez, qué estaba pasando.

El 8 de abril, empezamos desde la mañana a recibir mensajes y fotos del tocón vallado. El lugar donde habíamos colocado la placa, estaba ahora rodeado por una valla y era inaccesible a cualquiera, excepto al personal de obras del ayuntamiento. El tocón era el único espacio vallado en toda la extensión de nuestro parque.

Todo se volvió aún más incomprensible. El ayuntamiento encerraba un tocón para impedir que se homenajeara a las mujeres víctimas de violencia machista.

Por desgracia para nuestro pueblo, el ayuntamiento aún quería ir más allá. El 11 de abril nos comunicaron a través de un email, que para poder recoger la placa, la talla donde se representaban las víctimas, teníamos que rellenar una instancia. Su petición tiene como objetivo señalar, identificar y criminalizar a aquella o aquellas que fuesen a recogerla.

En este relato hay una palabra que no deja de aparecer. Incomprensible.

Incomprensible que el ayuntamiento quite una placa que homenajea a las mujeres agredidas.

Incomprensible que se nieguen a reparar la deuda histórica para con todas ellas y también para con todas nosotras.

Incomprensible que no respeten la voz de las mujeres.

Incomprensible que impidan al movimiento feminista realizar el homenaje.

Incomprensible que secuestren una placa.

Incomprensible que vallen un árbol para impedir lo que debería ser reparado. Incomprensible que mientras se socializa el VI plan de igualdad, se impidan implementar políticas feministas reales.

Incomprensible que sus palabras solo queden en los documentos, y nunca pasen a la práctica.

Incomprensible que persigan al movimiento feminista, a cuyas movilizaciones se suman cada 8 de marzo.

Pero a pesar de ellos, estaremos nosotras. Todes nosotres. Les que tenemos claro dónde queremos la presencia de aquellas que nos robaron. ¡En el centro de la memoria de nuestro pueblo!

Las que tallan en madera y colocan en un tocón recordando que sus raíces viven en nuestras venas. Las que reclaman la historia para cambiarla. Todes nosotres.

Queremos la placa y sabemos cuál es su lugar.

Angela Davis nos lo dijo y nosotrxs lo creemos: “No aceptamos las cosas que no podemos cambiar. Cambiamos las cosas que no podemos aceptar.”

Gora borroka feminista!!!

Gure herrian, Santurtzin, zor historikoa dago indarkeria matxista jasan dugun eta pairatzen dugun emakume guztiokin. Izendatzen ez dena ez da existitzen, eta lekurik ez duena, ahazten dena, behin eta berriz errepikatzen da.

2021eko azaroaren 25ean, indarkeria matxistaren aurkako nazioarteko egunean, Santurtziko parkeko tokoi batean plaka bat jartzea erabaki genuen. Plaka ahotsa kendu zieten guztien izenean zegoen, baita indarkeria matxistaren ondorio guztiak gorputzetan edo buruetan gorpuzten dituztenen izenean ere.

Haien bizitzak garrantzitsuak dira, eta haien heriotzak ere bai. Parkea, tokoia, oroimenerako leku bihurtu zen, omenaldirako, errepikatu ez dadin inoiz borrokatzeari utziko ez diogunaren sinbolo.

Plaka han geratu zen, geunden guztien errekonozimenduaz, eta pasatzean ikusi eta oroimenaren garrantzia gogoratu eta aitortu zuten pertsona guztiez inguratuta.

Baina udalak beste plan batzuk zituen, eta aste batzuen ondoren plaka desagerrarazi zuen. Obra eta Zerbitzuen arloaren arabera, gure artean ez dauden horiek omentzeko oroimenerako plaka batek ez zuen lekurik gure herrian. Handik gutxira, bila nora joan behar genuen jakinarazi ziguten.

Martxoaren 8a iritsi zen, eta plakak Santurtziar askorentzat zeukan lekua berreskuratu zuen. Plakari zer gertatu ote zitzaion galdetzen zioten elkarri. Plaka txalo eta urduri artean jarri zen. Hura ikusteak, samurtu, hunkitu eta amorratu egiten gaituelako. Sistema patriarkal, kapitalista, arrazista eta biozida batean bizitzearen ondorioak gogorarazten dizkigulako.

Astebete geroago, plaka berriro desagertu zen. Eta haren desarpenenaren zein komunikaziorik eta azalpenik ezaren aurrean, udaleko berdintasun-zerbitzuari bilera bat eskatu genion. Bilerara bi helburu argirekin joan ginen: batetik, gertatutakoari buruzko informazioa lortzea; bestetik, Berdintasun arloko arduradunari indarkeria matxista jasan duten eta pairatzen duten guztiei eta udalerriko memoria historikoari espazio bat ematea gogoraraztea.

Adierazi genuen tokoia eta bertan ezarritako plaka oso leku garrantzitsua eta esanguratsua bihurtu zirela herriko pertsona askorentzat. Pertsona horiek galdetzen zigutenean zergatik ez zegoen, eta nolatan kendu zuen udalak plaka zer omentzen saiatzen den jakinda, ez genuen erantzunik emateko. Ulertezina zen. Bilera horretan bertan esan ziguten plaka Obra eta Zerbitzuen arloan zegoela, eta handik irtetean berreskura genezakeela.

Handik inpotentzia handiz atera ginen, udalak uko egin baitzion eraildakoak eta erasotuak gogoratzen eta omentzen dituen plaka bat mantentzeari. Plaka berreskuratzera joan ginen esandako lekura, baina inork ezin izan zuen aurkitu. Kezkatuta eta harrituta, esan genien zinegotziak berak esan zigula han zegoela eta joan eta eskatu besterik ez genuela egin beharko, baina antza, ez omen zegoen behar zuen lekuan.

Plakarik gabe joan ginen, baina zinegotziak non zegoen esateko eta jasotzera pasatzeko deituko zigula agindu zigun. Egun batzuk igaro ziren inor gurekin harremanetan jarri gabe, eta berriro galdetu behar izan genuen zer gertatzen ari zen jakiteko.

Apirilaren 8an, goizetik tokoi hesituaren mezuak eta argazkiak jasotzen hasi ginen. Plaka jarri genuen tokia hesi batez inguratuta zegoen orain, eta udaletxeko obretako langileentzat salbu, gainontzekoontzat itxia zegoen leku hura. Tokoia zen parke osoan hesitutako espazio bakarra.

Are ulergaitzagoa bihurtu zen dena. Udalak tokoi bat hesitu zuen indarkeria matxistaren biktimak omentzea eragozteko.

Gure herriarentzat zoritxarrez, udalak oraindik haratago joan nahi zuen. Apirilaren 11n, mezu elektroniko baten bidez jakinarazi ziguten plaka jaso ahal izateko instantzia bat bete behar genuela. Eskaera horren helburua jasotzera zihoana edo zihoazenak seinalatzea, identifikatzea eta kriminalizatzea zen.

Kontakizun honetan bada hitz bat etengabe errepikatzen dena. Ulertezina.

Ulertezina da udalak, erasotutako emakumeak omentzen dituen plaka bat kentzea. Ulertezina da haiekiko guztiekiko eta baita gurekiko zor historikoa aitortzeari uko egitea. Ulertezina da emakumeon ahotsa ez errespetatzea. Ulertezina da mugimendu feministari omenaldia egitea eragoztea.

Ulertezina plaka bat bahitzea. Ulertezina da zuhaitz bat hesitzea konpondu beharrekoa saihesteko.

Ulertezina da VI. Berdintasun Plana jendarteratzen den bitartean benetako politika feministak ezartzea eragoztea.

Ulertezina da haien hitzak dokumentuetan bakarrik geratzea, eta inoiz ez praktikatzea. Ulertezina mugimendu feministaren atzetik ibiltzea, martxoaren 8ko mobilizazioetara gehitzen diren bitartean.

Baina haien ekintza eta kontraesanen gainetik, gu gaude. Gu guztiok gaude. Argi daukagu non nahi dugun lapurtu zizkigutenen presentzia. Gure herriaren memoriaren erdigunean!

Zurez zizelkatu eta tokoi batean jartzen dituztenak gara, haien sustraiak gure zainetan bizi direla gogoraraziz. Historia aldatzeko exijitzen dutenak gara. Gu guztiok gara.

Plaka nahi dugu eta argi daukagu zein den bere lekua.

Angela Davisek esan zigun eta guk sinesten dugu: “ez ditugu onartzen aldatu ezin ditugun gauzak; onartu ezin ditugun gauzak aldatzen ditugu.”

Suscríbete a nuestro Boletín