Acosadas

"Lo que veis en la foto ya no lo vemos en estas islas desde el pasado mes de Marzo. En aquel mes, Turquía dijo que iba a dejar de impedir la salida de su territorio a aquellas personas de terceros países que estaban intentando llegar a Europa tras huir de la violencia que podía acabar con sus vidas allá donde nacieron". Por SC Nátzab desde Mytilini, Lesbos (Grecia).

La respuesta del gobierno griego fue suspender la Convención de Ginebra para los Refugiados de 1951 y poder así no tramitar solicitudes de asilo de quienes llegaran a su territorio sino procesos rápidos de deportación por ‘inmigración ilegal’. Pero enseguida dio un giro de tuerca más, llevando a cabo acciones ilegales y contra los DDHH. En la frontera noreste del país -río Evros-, se empleó a fondo reprimiendo con desorbitada dureza a quienes intentaban cruzarla, como si se tratara de un intento de invasión. En las aguas de las islas del mar Egeo, la estrategia fue realizar pushback… y negar todas las acusaciones ante la cariñosa mirada de la Comisión Europea, que en una rápida visita de sus  presidentes, Ursula von der Leyen agradeció al país heleno ‘ser el escudo de Europa’.

Pero mientras la Comisión Europea aplaudía a Grecia, nuestras compañeras en tránsito lo sufrían en sus carnes. Cada dhingy avistado por los guardacostas griegos era acosado; se le destrozaba el motor y se les devolvía a aguas turcas; o se les subía a valsas salvavidas sin motor y se les devolvía a aguas turcas, tras quitarles teléfonos móviles, documentación, etc. En ocasiones, por intentar negarse a este trato, a estos actos ilegales, han recibido palizas antes de ser abandonadas a sus suerte.

Incluso a aquellas que lograron burlar su vigilancia y llegaron a alguna de las islas fueron trasladadas, no a un campo para comenzar el proceso de petición de asilo, sino de vuelta al mar en una balsa y abandonadas en aguas turcas.

Mientras tanto, el gobierno de Atenas, con el señor Mitsotakis al frente y su ministro de inmigración y asilo, sr. Mitaratsi  envalentonado, gritando allá donde se les pudiera escuchar, que todo es mentira, mentira, mentira; ‘que Grecia cumple escrupulosamente con la legalidad internacional’ y que ‘todo son difamaciones de grupos pagados por los turcos y las mafias de la inmigración ilegal’.

En todos estos meses no se ha parado de denunciar estas maniobras ilegales que han puesto en riesgo la vida de aquellas personas a quienes tenían la obligación de proteger.

Y poco a poco la verdad está saliendo a relucir. La incriminación de Frontex en estos delitos ha hecho que su presidente desnudara a Grecia por salvar su pellejo. Y se empieza a ver que esa mentira, mentira, mentira, del torpe aprendiz de Goebbels, Srs Mitsotakis no son más que delitos, delitos, delitos… por los que deberían ser juzgados por el Tribunal Penal Internacional de la Haya (si es que yo creyera en un derecho enfocado al castigo en vez de a la reparación; si es que yo creyera en las instituciones controladas por quienes nos gobiernan y nos apalean cada día)

Mientras tanto, desde el mes de marzo, 321 pushback han impedido que 9.7412 personas pudieran solicitar asilo en Europa. 3.067 de ellas fueron abandonadas en 187 precarias balsas salvavidas.  y varias personas han muerto en estas maniobras políticas criminales y destrozado a sus familias.

SC Nátzab, Mytilini, Lesbos (Grecia)

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín