Reportajes

/, Policía, Racismo, Violencia Policial/Denuncian el arresto racista y brutal de la Policía de Barakaldo contra un integrante de la CNAAE-Euskadi

Denuncian el arresto racista y brutal de la Policía de Barakaldo contra un integrante de la CNAAE-Euskadi

Según el testimonio aportado por la Comunidad Negro Africana y Afrodescendiente en Euskadi, la actuación policial desproporcionada se habría producido el pasado 14 de octubre.

2021-10-16T15:22:20+00:0016 octubre 2021|Barakaldo, Policía, Racismo, Violencia Policial|Sin comentarios

Por Comunidad Negro Africana y Afrodescendiente en Euskadi (CNAAE)

TESTIMONIO MAMADOU

A partir del 12 del pasado mes de septiembre. Mamadou llamó a la inmobiliaria para decirles que la nevera estaba averiada, para que mandaran a alguien a mirarlo, a lo cual aceptaron. Una semana después mandaron a una persona para arreglarla, que dijo que había que cambiar la nevera porque tenía una fuga de gas. Tras eso, Mamadou intentó de nuevo contactar con la inmobiliaria sin éxito. Una semana o dos después, Mamadou les envió un mensaje porque el compañero se iba del piso por lo que tenía que formalizar el contrato. Una semana después, la inmobiliaria le envió un mensaje diciendo que decía que debía de repente una cantidad de 3620€, que no le podía formalizar el subarriendo, que se tiene que mudar este mes, siendo que un mes antes ya le aviso de formalizar el contrato, él tiene todas las facturas de cada mes pagadas con sus correspondientes recibos para que lo comprobaran y ese saldo negativo ha sido totalmente inventado. Entonces Mamadou sugirió una reunión presencial para tratarlo. Al llegar a la oficina, uno de ellos le dijo a Mamadou: “no te dijeron que no vengas? porque no te van a atender”. Al querer entrar a la oficina le empujaron, y le dijeron que no le iban a atender, a lo que él respondió que no merecía ese trato. Él había pagado todas las facturas anteriores, venía con los comprobantes para enseñarlos y había venido de forma respetuosa. El mes presente no iba a pagar porque había que cambiar la nevera y formalizar el contrato. El trabajador de la inmobiliaria comenzó a alzar la voz, y amenazó con llamar a la policía.

Entonces llegó la policía y primeramente le preguntó al trabajador sobre lo que había pasado. Tras contarle la historia versionada. El poli le dijo a Mamadou: “Oye, si no te gusta la casa en la que estás, cámbiate”, a lo que Mamadou respondió que “no había escuchado su versión y era totalmente unilateral”, el policía comenzó a alzar la voz y Mamadou replicó. Al cabo de un rato, le dijeron que tenían que cerrar por lo que Mamadou tenía que salir y dijo que no, porque llevaba un mes esperando a que le atendieran, siendo que además le estaban echando del piso inmediatamente, solo pedía atención. Entonces la policía comenzó a empujarle contra la pared a lo que Mamadou respondió empujándolos de vuelta y diciendo que no le empujaran. Comenzaron a llamar a refuerzos inmediatamente. La policía le dijo que se diera la vuelta y Mamadou les preguntó por qué le arrestaban siendo que no había hecho nada malo. No obtuvo respuesta alguna, sin embargo le redujeron con refuerzos, y le esposaron entre 6 Policías más o menos, haciéndole daño en antebrazos y extremidades inferiores por la fuerza extremadamente desproporcional que estaban usando. Y teniendo las manos atadas todavía usaban la fuerza contra él, llegando a incluso hacerle moratones en el brazo. Mamadou recuerda como uno de ellos, estando él esposado le estaba pisando el tobillo. Mamadou le dijo que le estaba haciendo daño a lo que el policía le dijo “pues te jodes». Una vez en el coche, se escuchaba a los policial vociferando, diciendo “negro de mierda…”

Cuando le estaban cacheando le tiraron el móvil al suelo y se lo rompieron, tras ello le metieron al calabozo a lo que él pidió médico por el dolor que sentía en el antebrazo. Pasaron dos horas y el médico le hizo un parte.

De repente, cuando salió del despacho médico y le volvieron a encerrar en el calabozo, le dijeron que habla sido acusado de atentado a la policía y que tenía un juicio el día siguiente, a lo que él respondió que quería el número de identificación profesional de todos por haber utilizado una fuerza de manera desproporcionada, al esposarle sin decirle el motivo y haber sido agredido de manera intencionada por parte de los agentes. Además tuvo que soportar comentarios racistas constantemente después de haber sido esposado injustamente. Se le asignó un abogado de oficio.

Deja tu comentario

Suscríbete a nuestro Boletín