Reportajes

/, Euskal Herria, manifestación, Pensiones, Reforma laboral/Bilbao como epicentro del descontento contra la reforma de las pensiones: 10.000 lo demostraron

Bilbao como epicentro del descontento contra la reforma de las pensiones: 10.000 lo demostraron

Este 12 de febrero el Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria manifestó tanto en la capital vizcaína como en Iruña y Estella su rechazo a la fallida reforma de las pensiones del DL 21/2021.

2022-02-13T10:46:36+00:0013 febrero 2022|Bilbao, Euskal Herria, manifestación, Pensiones, Reforma laboral|Comentarios desactivados en Bilbao como epicentro del descontento contra la reforma de las pensiones: 10.000 lo demostraron

Esta es una movilización compartida porque la reforma de diciembre de 2021 incumple las promesas realizadas, excluye la mayor parte de nuestras reivindicaciones, y abre la puerta a nuevos recortes y a la aplicación de modelos de gestión privados de las pensiones públicas.

La reforma de diciembre supone un grave recorte de la capacidad adquisitiva de las pensiones. El compromiso era “el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones públicas según el IPC real”. Pero el IPC real a mes de noviembre de 2021, utilizado como referencia, fue del 5,5% y se ha aplicado de manera tramposa un “IPC medio” del 2,5% tanto para la denominada paguilla de 2021 como para el año 2.022, por lo que sólo en 2021 las pensiones contributivas se han empobrecido un 3%, y las mínimas y no contributivas un 2,5%. Nuestras pensiones con la reforma pierden poder adquisitivo.

Las pensiones mínimas son miserables y están muy lejos de los 1080 euros que reclamamos y no hay medida alguna para acabar con la brecha de género en salarios y pensiones.

Que nadie se lleve a engaño; este 12 de febrero es un punto y seguido en nuestra lucha que seguirá hasta conseguir los objetivos, entre ellos:

Garantizar para 2022 y años sucesivos el poder adquisitivo de las pensiones revalorizándolas en función del incremento del “IPC real” (el “IPC Acumulado Anual”) tal como se venía haciendo antes de la reforma de 2011, y compensar la pérdida del3% del poder adquisitivo de las pensiones en el 2021.

Garantizar que no haya pensiones por debajo del umbral de pobreza, eliminando la brecha de género en salarios y pensiones y aumentando la pensión mínima hasta equipararse al SMI, y este situarse en el 60% del salario medio, como recomienda la Carta Social Europea. El movimiento de pensionistas de Euskal Herria ciframos la pensión mínima para este año 2022 en 1.080 euros.

Garantizar pensiones públicas dignas justas y suficientes y el carácter público del Sistema de Pensiones, derogando los recortes de las reformas de 2011, 2013 y 2021, y rechazando la privatización total o parcial del mismo, bajo cualquier fórmula.

La aprobación de la reforma laboral que deja intactos los aspectos más lesivos de las reformas de 2010 y 2012, e incumple las promesas y acuerdos de derogación y la insuficiencia del incremento del Salario Mínimo Interprofesional que pierde poder adquisitivo en relación al incremento de los precios, son dos motivos mas para que personas pensionistas, trabajadoras y trabajadores unamos nuestras voces y demos de manera coordinada una respuesta amplia y contundente.

Cuatro años después el MPEH tiene una larga vida de lucha por delante, porque esta batalla la vamos a ganar.

Mobilizazio partekatua da hoau, 2021eko abenduko erreformak egindako promesak betetzen ez dituelako, gure aldarrikapen gehienak baztertzen dituelako eta murrizketa berriei eta pentsio publikoen kudeaketa-eredu pribatuen aplikazioari ateak irekitzen dizkiolako.

Abenduko erreformak pentsioen erosteko ahalmenaren murrizketa larria dakar. Konpromisoa pentsio publikoen erosteko ahalmenari eustea zen, KPI errealaren arabera. Baina 2021eko azaroko KPI erreala, erreferentzia gisa erabilia, % 5,5ekoa izan zen, eta modu tranpatian % 2,5eko batez besteko KPIa aplikatu da, bai 2021eko ordainketarako bai 2022rako; beraz, 2021ean soilik kotizaziopeko pentsioak % 3 pobretu dira, eta gutxienekoak eta kotizazio gabekoak % 2,5. Erreformarekin gure pentsioek erosteko ahalmena galtzen dute.

Gutxieneko pentsioak miserableak dira eta eskatzen ditugun 1080 euroetatik oso urrun daude eta ez dago inolako neurririk soldatetan eta pentsioetan dagoen genero arrakalarekin amaitzeko.

Inork ez dezala engainurik egin; gaur, otsailak 12, gure borrokaren puntu eta jarraipen bat da, eta helburuak lortu arte jarraituko du, besteak beste:

2022rako eta hurrengo urteetarako pentsioen erosteko ahalmena bermatzea, “KPI errealaren” igoeraren arabera (urteko KPI metatua), 2011ko erreformaren aurretik egin zen bezala, eta 2021ean pentsioen erosteko ahalmenaren % 3ko galera konpentsatzea.

Pobrezia-atalasetik beherako pentsiorik ez dagoela bermatzea, soldatetan eta pentsioetan dagoen genero-arrakala ezabatuz eta gutxieneko pentsioa handituz LGSrekin parekatu arte, eta batez besteko soldataren % 60an kokatzea, Europako Gutun Sozialak gomendatzen duen bezala. Euskal Herriko pentsiodunen mugimenduaren arabera, 2022rako gutxieneko pentsioa 1.080 eurokoa izango da.

Pentsio publiko duinak, bidezkoak eta nahikoak eta Pentsio Sistemaren izaera publikoa bermatzea, 2011, 2013 eta 2021eko erreformen murrizketak indargabetuz eta sistemaren pribatizazio osoa edo partziala baztertuz, edozein formula erabilita ere.

2010eko eta 2012ko erreformen alderdi kaltegarrienak bere horretan uzten dituen lan-erreformaren onarpena, indargabetzeko promesak eta akordioak betetzen ez dituena eta prezioen igoerari dagokionez erosteko ahalmena galtzen duen Lanbide arteko Gutxieneko Soldataren igoera nahikoa ez izatea, pentsiodunek eta langileek gure ahotsak batzeko eta modu koordinatuan erantzun zabal eta sendoa emateko beste bi arrazoi dira.

Lau urte geroago, EHPMk borroka luzea du aurretik, borroka hau irabazi egingo dugulako.

Suscríbete a nuestro Boletín