Reportajes

/, Pulpo/Bilbao también le dice a Pescanova: “NO a la granja de pulpos en Las Palmas de Gran Canaria!»

Bilbao también le dice a Pescanova: “NO a la granja de pulpos en Las Palmas de Gran Canaria!»

Los expertos aseguran que los pulpos son seres sensibles y hay pruebas científicas sólidas de que pueden experimentar placer, emoción y alegría, pero también dolor, angustia y daño.

2022-02-26T15:54:32+00:0026 febrero 2022|Granja, Pulpo|Comentarios desactivados en Bilbao también le dice a Pescanova: “NO a la granja de pulpos en Las Palmas de Gran Canaria!»

Por: Laura Muñoz

Varias organizaciones y personas que luchamos por los derechos de los animales nos hemos concentrado hoy aquí y en otras ciudades de todo el Estado español para exigir que la empresa Nueva Pescanova rectifique y nunca llegue a abrir la primera granja de pulpos del mundo, en Las Palmas de Gran Canaria. Hasta ahora nadie había conseguido que las crías de pulpo sobrevivan en cautividad, pero han encontrado la forma de mantenerlos con vida lo suficiente como para poder matarlos y convertirlos en comida.

Los pulpos son animales extraordinarios y son capaces de sentir y de sufrir. Igual que la gran mayoría de animales que habitamos este mundo. Cada especie tiene unas necesidades diferentes en función de sus capacidades y comportamientos. Los pulpos tienen la peculiaridad de ser seres solitarios. No comparten sus vidas con otros individuos de su especie. El único encuentro se da cuando se reproducen una sola vez, se separan y mueren. ¿Cómo se sentirán cuando sean obligados a convivir con sus semejantes en espacios reducidos y artificiales, en contra de su voluntad e incapaces de explorar su mundo? Numerosos estudios advierten que el estrés que sentirán podría llevarlos a lesionarse unos a otros e incluso darse casos de canibalismo.

Hoy somos más conscientes que nunca de las consecuencias de la explotación animal. La cantidad de animales que se deben criar para abastecer el consumo de su carne conlleva unas condiciones de vida inaceptables para cualquier animal capaz de sentir dolor, estrés y miedo. Hace ya 10 años que la ciencia admitió oficialmente que la gran mayoría de animales son conscientes de todo lo que les ocurre, que sienten y sufren todo lo que les pasa. Ellos, incluidos los pulpos, interpretan sus experiencias, tienen intereses propios, son capaces de aprender de sus vivencias, evitan peligros, quieren disfrutar y sentirse felices.

Hoy sabemos que las granjas de animales son una de las principales causas de contaminación, deforestación y pérdida de biodiversidad. Hemos roto el equilibrio del ecosistema en el que vivimos. Actualmente, solo el 4% de animales mamíferos son silvestres y viven en libertad. Explotamos a vacas, toros, cerdos, pollos, gallinas, conejos, caballos, camellos, cabras, ovejas. ¿Acaso no son ya suficientes especies domesticadas y obligadas a vivir en cautividad? ¿Qué justifica añadir una especie más a la lista de animales condenados a tener una vida miserable?

Conocemos el riesgo de enfermedades y de posibles pandemias por zoonosis que causa el hacinamiento de animales. Ya tenemos ejemplos del impacto medioambiental, de la mala salud y de las pésimas condiciones de vida que sufren los salmones y los atunes en piscifactorías. Los pulpos son animales exploradores. Impedir que se desplacen, privarles de descubrir cosas, de practicar su habilidad para imitar, para camuflarse y sentirse seguros será una tortura. ¿Por qué abrir una granja de pulpos cuando sabemos de antemano que sufrirán lo inimaginable?

Además, son animales carnívoros. Alimentarlos implicará aumentar el número de animales explotados. ¿Vamos a criar y a condenar la vida de más animales para alimentar a pulpos enjaulados que mataremos para poner en nuestros platos? ¿Es esto sostenible o moralmente aceptable?

Ha llegado el momento de replantearnos nuestra relación con el resto de especies y elegir qué valores éticos queremos que nos definan. ¿En qué tipo de personas nos convierte la dominación de la vida de los demás? ¿Qué consecuencias tiene comer lo que comemos? ¿Vamos a seguir ignorando el sufrimiento que causamos cuando elegimos comer carne, beber leche o pedir una tapa de pulpo? ¿Cuál es el precio de un sabor? ¿Merece la pena privar de libertad a millones de animales haciéndoles sufrir hasta la muerte?

Todos y todas podemos vivir de otra manera. Podemos aprender a ser humildes, aceptar que no somos más ni mejores que nadie y empezar a apreciar no solo nuestra vida, sino la de los demás animales. Es hora de dejarnos llevar por la compasión y la empatía, no por la codicia y el egoísmo. Debemos ver al resto de animales como lo que son: compañeros y no esclavos ni seres a nuestro servicio.

Cuestionarse hábitos y costumbres requiere valor. Pero es algo que podemos hacer individualmente para tomar decisiones y conseguir una sociedad más amable, más sana y menos agresiva en un mundo más sostenible. Aceptar que podemos vivir sin consumir carne ni productos de origen animal es un acto revolucionario. Dejar de apoyar la explotación animal puede ser el camino hacia un nuevo concepto de igualdad y de justicia que proteja a todos los seres vivos del planeta.

No necesitamos torturar ni matar animales para ser felices. Hoy en día existen alternativas para todo y para todas las personas. La información es poder y está a nuestro alcance. Apostemos por una relación de respeto incondicional y desinteresado hacia los demás, sean de la especie que sean. Cada vida cuenta, cada acción cambia nuestro mundo.

Recordamos que hay una recogida de firmas abierta en la web de ANIMAL SAVE MOVEMENT para pedir al Gobierno español y de Gran Canaria que intervenga e impida que Nueva Pescanova abra la granja de pulpos.

Kanaria Haundiko olagarro haztegiaren aurka

Estatu gustiko hainbat hiritan, animalien alde jardutzen garen hainbat pertsona eta erakunde elkartu gara, Nueva Pescanova enpresari, Kanaria haundiko pulpo hastegia ez dezala zabaldu eskatzeko. Orain arte inor ez da gai izan olagarro haztegi bat egiteko, kumeak hil egiten direlako, baina badirudi orain lortu dutela bizi irautea janari bihurtu arte.

Olagarroak, beste animaliek bezala, sentitzeko gaitasuna dute, beraz sufritzeko ere. Animalia bakartiak dira, ez daude taldeka bizitzen ohituta, beraz, pentsa zelan sentituko diren beste milaka olagarro inguruan dituztela eta beraien habitata ez den leku artifizial batean bizitzen behartuta?

Animalien explotazioaren eraginak izugarriak eta onartezinak dira. Orain hamar urte, zientziak ofizialki onartu zuen animaliek, inguruan gertatzen den gustiaren jakitun direla, kontzienteak direla, beraz, olagarroak barne,beraien esperientziak interpretatzen dituzte,interesak dituzte,ikasteko gai dira,ez dute sufritu nahi eta gustiok bezala, disfrutatu eta zoriontzuak izan nahi dute.

Gaur egun, ugaztunen ehuneko laua bakarrik bizi da askatasunean. Behiak,ardiak,zaldiak,oiloak,ahuntzak,zezenak,untziak..eta abar animali explotatzen ditugu,eta beste hainbat itsasoko espezie ere, baina ez da nahiko, orain olagarroari tokatu zaio, beste bat zerrenda luze horretarako.

Olagarroak, haragijaleak dira, beraz, animalia gehiago explotatu eta hilgo dira beraiei jaten emateko, gero gizakiaren platerean bukatzeko. Etikoki onargarria dela uste duzue?

Beste espezietako animaliekiko erlazioa berplanteatzeko garaia iritsi da. Etikoki onargarria da beste animalien dominazioa gura onerako, gure gozamenerako? Ze pertsona klase bihurtzen gaitu beste animali  gustien dominazioak? Ze eragin du jaten duguna jateak? Beste alde batera begiratzen jarraituko dugu haragia jateak,esnea edateak edo olagarro tapa bat jateak dituen ondorio larriak jakinda?

Gustiok beste modu batera bizi ahal dugu, beste inor baino hobeak edo gehiago ez garela onartu eta guztion bizia baloratuta, ez gure espeziekoa bakarrik.

Beste animalia gustiak, ez dira gure esklaboak izateko jaio, gurekin daude eta ez guretzako, beraz egin dezagun gure bizitza eta utzi beraiei berea egiten.

Gure ohiturak aldatzea, bakoitzaren erabaki pertsonala da, nahiz eta ez izan erraza, egin beharreko zerbait da, animalien explotazioan parte ez hartzea da lehen pausoa, haragia eta beste animali produktoak jan gabe osasuntzu bizi daiteke, ez dago aitzakirik, bizitza bakoitzak errespetua merezi du eta ez daukagu inongo eskubiderik beraien gauza preziatuena lapurtzeko. Gure ekintza bakoitza, bai bakarka edo taldeka, mundua aldatzeko pauso txiki bat da, pentsatu eta zure jokaera aldatu. Izan begano, bizi begano.

Gogorazten dizuegu sinadura bilketa bat dagoela ANIMAL SAVE MOVEMENT webean,espaniako eta kanaria haundiko gobernuei, hastegi hau geldi haraz dezala eskatzeko.

Suscríbete a nuestro Boletín